Si te ha pasado, una nueva investigación reveló que esas ‘señales’ literalmente siempre estuvieron en su rostro. Lo más doloroso de una infidelidad es TODO, pero creo que duele aún más cuando no imaginabas que tu pareja sería capaz de engañarte, porque si engañas no amas.

Es decir, cuando no captaste ninguna de estas señales, e incluso pensabas que la relación marchaba mejor que nunca.   La investigación publicada en la revista Royal Society Open Sciencia encontró que los hombres con mandíbula prominente y labios más delgados tienen más probabilidades de engañar a sus parejas.

¿Será cierto? Para el ejercicio, se le pidió a 299 hombres y 452 mujeres que miraran fotos de hombres y calificaran en una escala del 1 al 10 la probabilidad de engañar a sus parejas.

También se le pidió a los hombres fotografiados que calificaran sus comportamientos cuando engañaron a sus parejas. Los resultados revelaron que que las calificaciones de los hombres y mujeres coincidían con lo que los hombres en las fotografías decían sobre ellos mismos.

“Por lo tanto, la infidelidad percibida puede contener cierto núcleo de confianza en los rostros masculinos. Sin embargo, no debemos confiar en nuestras primeras impresiones para hacer juicios de diagnóstico de infidelidad en situaciones cotidianas”.

Cuando intentaron aplicar el mismo estudio en las mujeres no se lograron determinar rasgos de ‘mujeres infieles’. Hay que recordar que, diga lo que diga la ciencia, no podemos guiarnos únicamente por las apariencias para saber si un hombre es infiel.