Gerardo Ortiz fue demandado por la disquera DEL Records, debido a que el cantante les exigió que le pagaran en efectivo con tal de evadir impuestos. De acuerdo al portal, la disquera aseguró que conjuntamente el cantante de regional mexicano no grabó un sexto álbum, mismo que estaba convenido en su contrato.

“Gerardo estaba obsesionado con eludir sus obligaciones fiscales y trató de que la disquera siguiera sus planes”. Asimismo, el sello discográfico reveló que, tras su negativa, el artista enfureció y por ese motivo se negó a grabar el sexto álbum que estaba en el contrato. Hasta este momento, Gerardo ni sus representantes han declarado algo al respecto.