Al fin pudo retumbar el Goya por todo Ciudad universitaria en un partido contra América. Pumas le metió mucha garra y amor propio al Clásico Capitalino y gracias a un tanto de Carlos González, rompieron una racha de 12 encuentros sin vencer a su acérrimo rival. 1-0 que supo a gloria en el Pedregal.

Nicolás Castillo se llevó las miradas de auriazules y azulcremas, pero fue un fantasma en el terreno de juego. La altura y el clima lo mataron.
Bruno Marioni llegó con la formula que Patiño y Palencia no tuvieron. Como en sus tiempos de jugador, el “Barullo” vacunó a los de Coapa.
Algo quedó claro al final. No hay que esperar hasta el 2021 para que Pumas sea de a deveras.