Tristemente, la discriminación es pan de cada día; no distingue de edad, género, clase social o profesión y se presenta hasta en los escenarios y momentos en los que nunca nos lo habríamos imaginado. Así le sucedió a una usuaria de Facebook que en búsqueda de trabajo fue rechazada por su apariencia física.

Según las imágenes que la joven publicó, acudió a una entrevista de trabajo en un lugar donde su amiga la había recomendado, pero a pesar de que todo salió bien y “cumplía con el perfil”, no la contrataron por tener el trasero grande. 

En la conversación entre la amiga de la joven discriminada y la supuesta encargada de Recursos Humanos, esta última le reclama a la primera porque el puesto ofrecido era “para contabilidad, no para un teibol”.

En seguida, aclara que iba correctamente vestida, pero que por su cuerpo no sería contratada pues el “perfil físico es importante” y el suyo sería un problema”. 

Pero la cosa no terminó ahí pues la persona encargada de la entrevista aseguró que no pueden tener “eso” en la oficina ya que desde que la joven entró al lugar llamó la atención del resto, y que ahí son más “normales”.

  Además, dejó claro que aunque cumplía con los requisitos solicitados, había quedado “descartada” y que no sería pasada a una entrevista con el director de la empresa. 

Por su parte, la amiga de la víctima la defendió en todo momento y reclamó que no pudieran fijarse más allá del físico de la candidata.