Los monjes locales de Phnom Penh creen que el aspecto de anciana de la menor “se debe al karma negativo que lleva de una vida pasada”.

Debido a las burlas que ha recibido, principalmente por parte de sus hermanos y compañeros de colegio, Bo desea someterse a una cirugía plástica para mejorar su aspecto.

“Quiero una cara bonita”, manifestó la niña. Sus padres aún no han buscado una opinión médica y se guían por lo que han dicho los monjes de su ciudad.

De acuerdo con su testimonio, Bo “recibió un disparo en una vida anterior” y “todavía no ha despejado el mal de su camino”. Los monjes aseguran que la pequeña se volverá “bonita” cuando ella elimine todo el mal de su vida anterior.