Una historia de amor que nació bailando

Su amor nació en el baile y con el baile han sembrado amor en todas partes del mundo. Al ritmo del tango sintieron la primera conexión entre ellos y al dar juntos unos pasos sobre la pista de baile se hicieron pareja.

Juntos han estado desde entonces, como marido y mujer, y como Rodrigo y Wendy bailarines.

Son ya once años de matrimonio que se han movido con la cadencia que les brinda la salsa, la seducción de  la bachata y con el eterno vínculo del ritmo de Gardel.

“Nos identifican como pareja y nos gusta lo que tenemos como  pareja”,  comenta Rodrigo Jiménez, quien antes de conocer a su hoy esposa ya era profesor de baile y un galardonado bailarín de ritmos latinos. “Ahora si pongo una foto solo en ‘social media’, me preguntan dónde está Wendy”,  comenta con orgullo n el chileno radicado en Charlotte.

Wendy, por lo contrario, en 2007, año en el que se conocieron, era inexperta en el baile. Sin embargo “vio un potencial en mí y empezamos a bailar juntos”, recuenta la hoy profesional. Su poder de comunicación les hizo ver que compartían objetivos de vida, y en un abrazo dieron los primeros pasos de RW Latin Dance,  la empresa que los ha llevado a ser reconocidos maestros e intérpretes de baile tanto en Charlotte, como en otras ciudades de este país y el extranjero.

Rodrigo no volvió a competir como bailarín individual, ahora lo hace con su pareja, y en pareja anhelan un campeonato mundial. Juntos entrenan y juntos actúan. “Seguimos enamorados” manifiestan. Como dueto se especializan en la ‘Salsa Tango’ y en la ‘Bachatango’, fusiones de baile que los han llevado a presentarse en múltiples escenarios y a realizar talleres e impartir clases en Asia, Europa y Sudamérica.

Producto también de su amor, son las relaciones amorosas que se han gestado en sus sesiones de baile. “Hemos visto muchas parejas que han surgido en nuestros ‘socials’ y clases” comentan con gratificación Rodrigo y Wendy.

Rodrigo y Wendy también se llevan el trabajo a casa, es decir, bailan en casa, pero no se llevan las tensiones laborales al hogar.  “Tenemos mucho cuidado en no mezclar las cosas negativas del negocio”, atribuyen como otro de sus éxitos en su relación sentimental.

“Nos exigimos mutuamente como pareja de baile, pero siempre en mente que somos pareja en la vida”,  ahondan y expresan la importancia de disfrutar cada momento.

Y así como el tango se baila “escuchando el cuerpo del otro”,  según dicen, Rodrigo y Wendy mantienen la comunicación y “mantienen el abrazo” dentro y fuera de la pista de baile.

Su historia, y labor sin duda ha enriquecido culturalmente a Charlotte y la historia de cómo se conocieron ha sido parte del curso “Intro to Latin Dance” que en la última década han impartido en UNCC.

RW Latin Dance se reúne en YOYO’S Salon & Events
6851 Albemarle Rd., Charlotte, NC 28212
Para más informes consulte:
rwlatindance.com o llame al 704-449-8112

About Gaby

Check Also

Clases gratis de cocina saludable

El Centro Comunitario Camino, en colaboración con el Sistema de Salud de las Carolinas y …