Un neurocirujano descubrió tras unas pruebas de sangre, que había contraído una bacteria llamada Estafilococo, que entra al organismo a través de infecciones.

Layane Dias, una joven brasileña, quedó parapléjica tras hacerse un piercing en la nariz. Como primer síntoma, la punta de su nariz se hinchó y se puso roja, sin embargo, pensó ‘que se trataba simplemente de un granito y lo dejó pasar. 

Poco después comenzó a sentir molestias en su espalda que con el paso de los días llegó hasta las piernas. No le di importancia, creí que era algo muscular. Tomé un remedio, pero el dolor seguía ahí, intenso. Los dolores continuaron al día siguiente, todavía más fuertes”. De pronto perdió la sensibilidad de los senos para abajo y no pudo levantarse nuevamente de la cama.

Cuando esto ocurrió decidió buscar atención médica y fue ahí cuando un neurocirujano descubrió tras unas pruebas de sangre, que había contraído una bacteria llamada Estafilococo, que entra al organismo a través de infecciones.

El médico me preguntó si había tenido alguna herida en la nariz o algo similar porque, esa bacteria suele generarse en las fosas nasales. Fue ahí cuando le conté que me había hecho un piercing en la nariz. El médico explicó que la perforación había dado entrada a la bacteria”. Layane cuenta que antes de ese piercing, se había hecho tres, pero siempre en el lado derecho de la nariz. Una resonancia magnética mostró que tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal.

Facebook Comments