San Agustín: Ciudad de castillos y fortalezas

Por Raphael Cosme | [email protected]

San Agustín, FL.- Cuando se trata de definir fortificaciones y castillos coloniales en los estados de la nación ninguna ciudad puede competir con San Agustín.

Desde el desembarco de Don Juan Ponce de León en las playas de la Florida, quien reclamó el territorio para la corona de España y dio a conocer sus aventuras, fama y fortuna, inversionistas del occidente europeo presionaron al gobierno para asociarse al mundo lucrativo de las minas de oro y plata controladas por el imperio español del Caribe.

La experiencia de Ponce de León fue trasmitida a otros con ambiciones conquistadoras como Pánfilo de Narváez, Hernando de Soto y Tristán de la Luna, quienes pensaron encontrar oro en la Florida pero fue muy desalentador ya que solo encontraron indígenas enfurecidos por las invasiones de extranjeros a sus comarcas.

Las continuas amenazas de otras naciones de Europa obligaron a los españoles a asentar múltiples misiones católicas en el sureste de lo que es hoy los Estados Unidos. En el 1562 un grupo de franceses misioneros comandados por Jean Ribault aprovechó las campañas misioneras de los Españoles para disfrazar lo religioso con lo militar e intentó levantar una fortaleza de madera y un asentamiento en la ribera del Rio St. Johns (Jacksonville), que tres años mas tarde fue exterminado por el asturiano Don Pedro Menéndez de Avilés.

Mas tarde, cerca de nueve fortalezas fueron levantadas en diferentes puntos de la ciudad de San Agustín para proteger la bahía contra los piratas. Por treinta años soldados, nobles, agricultores, artesanos y oficiales militares concentraron sus esfuerzos para asentar una nueva vida a lo largo de la bahía de la hoy conocida Matanzas. Para el 1585 solo existían tres Fuertes, el principal El Presidio de San Agustín y un Puente de madera entre la isla de Anastasia para proteger alrededor de setecientos colonos, ciento veinte casas, un hospital, la plaza, el cabildo, el mercado, la iglesia y el cementerio.

Los castillos de San Marcos, Matanzas y el Fuerte Mosé son ahora testigos silenciosos de la historia de la primera ciudad estadounidense y que bien vale la pena visitar.

About Manuel

Check Also

Maravilloso espectáculo natural

Jacksonville, FL.- Esta es la época en la que las playas Florida dan la bienvenida …