EEUU INMIGRACIÓN

Washington, 23 may (EFEUSA).- Estados Unidos debería reducir drásticamente la inmigración legal para evitar una “crisis demográfica marcada por caos económico, social y ambiental”, afirmó hoy el centro de estudios Crecimiento Negativo de la Población.

“Nuestro sistema de seguridad social se encamina a un desastre, pero la solución no está en el aumento de la población sino cambiar el sistema para que pueda sostenerse”, dijo a Efe en una entrevista telefónica Edwin Rubenstein, investigador y analista económico del instituto, conocido por su sigla NPG y con sede en Alexandria (VA).

La población actual del país ha alcanzado los 328 millones de personas y la Oficina del Censo calcula que llegará a los 404 millones de personas en 2060.

La misma agencia ha estimado que la inmigración, que contribuyó al 35 por ciento del crecimiento de población en 2010, aportó el 48,5 por ciento del incremento en 2018.

El presidente de NPG, Donald Mann, elogió los esfuerzos del gobierno del presidente Donald Trump para contener la inmigración ilegal y cambiar los mecanismos de inmigración legal.

“Pero si no atendemos el número total de inmigrantes legales aceptados cada año en el país estamos, simplemente, alimentando una crisis demográfica en la cual Estados Unidos estará abrumado por demasiada gente”, según Mann.

“Para terminar con el crecimiento de población impulsado por la inmigración deberíamos fijar un límite de no más de 200.000 inmigrantes legales al año, incluidos los que vienen por asilo, los refugiados y otras clases especiales de inmigrantes”, añadió.

Por su parte Rubenstein dijo a Efe que “la gente piensa que la economía está bien porque el índice de desempleo está bajo”.

El índice oficial de desempleo en Estados Unidos fue del 3,6 por ciento en abril, el más bajo en casi medio siglo.

“Pero lo que ocurre es que hay mucha gente que ya no busca empleo pero que lo buscarían si hubiese menos gente con la cual competir”, agregó.

“En el último informe sobre empleo había 8,2 millones de personas nacidas en EE.UU. que ni siquiera figuran en la fuerza laboral”, insistió.

Un estudio del centro de investigaciones Pew calculó que la población nativa estadounidense y activa en la fuerza laboral disminuirá de 128,3 millones en 2015 a 120,1 millones de personas en 2035.

“Con inmigración, la población en edad de trabajar llegará a 183 millones de personas en 2035, pero sumará 166 millones de personas sin el aporte de los inmigrantes”, añadió el informe de Pew.

Rubenstein sostuvo que la solución para sustentar una población nativa que envejece “no está en el aumento de la población sino en un cambio del sistema para que pueda sustentarla”.

“Necesitamos aumentar la tasa de impuestos del seguro social de los trabajadores para pagar a los futuros jubilados, y necesitamos subir la edad mínima para jubilarse”, dijo Rubenstein.

“El sistema colapsara a menos que modifiquemos su funcionamiento interno (…) Si continúa la inmigración al ritmo actual podremos manejar la situación por un tiempo, pero llegará el día de la verdad”, aseguró.

Facebook Comments