La joven llegó a pesar 170 kilos a sus 17 años de edad; un ataque de ansiedad la obligó a dar un giro radical a su estilo de vida. Comer comida chatarra de vez en cuando no está mal, sin embargo, convertirlo en un estilo de vida es caminar hacia una muerte lenta y dolorosa.

Esto lo sabe bien Alisysha Mc Nair, una joven de 21 años que a sus 17 llegó a pesar 170 kilos. De acuerdo con información de Mirror, fue víctima de bullying durante mucho tiempo. Lo peor llegó un día que casi se ahoga bebiendo un refresco.

Estaba desesperada por cambiar. No podía seguir ninguna dieta. Después de ahogarme un día bebiendo un refresco, tuve que esforzarme por recuperar el aliento, me di cuenta que se trataba de morir o cambiar”.  

A raíz de ello, inició un tratamiento médico y se inscribió a un gimnasio. Poco a poco comenzó a notar pequeños cambios en su cuerpo, que después se convirtieron en transformaciones radicales. Al terminar el tratamiento,McNair comenzó un curso como entrenadora personal para ayudar a quienes pasan por lo mismo que ella. Me siento y me veo completamente diferente, y he decidido convertirme en una entrenadora para ayudar”.

Facebook Comments