Photo by: Flickr.com/Zulio

Un hombre, de origen chino y 34 años, asegura que su cuerpo dejó de desarrollarse cuando en su infancia fue herido en la cabeza por una pedrada.

“Aunque tengo 34 años, muchos de mis órganos no se han desarrollado por completo, y son parecidos a los de un adolescente” , aseguró el hombre que recibió una pedrada cuando niño.

El granjero, identificado como Zhu, vive cerca de la localidad de Wuhan, y recibió una pedrada a la edad de seis años que dañó su glándula pituitaria, encargada de generar las hormonas que influyen en el crecimiento.

Al no haber sangrado como consecuencia del impacto de la piedra, Zhu no le dio mucha importancia, sin embargo, esa misma noche, y a lo largo de tres días, padeció fuertes fiebres.

El joven fue trasladado a una clínica local, donde los médicos descubrieron un coágulo de sangre que se había formado en su cerebro y que fue extirpado con éxito.

Tres años después, durante una revisión, los especialistas se percataron de que Zhu no había crecido ni un solo centímetro desde que fue intervenido.

A pesar de su condición, Zhu es optimista: “veo que los demás (de mi edad) tienen arrugas en la cara, pero la mía todavía está limpia de ellas. También estará bien si me mantengo así hasta que me haga viejo”,dijo. 

Facebook Comments