Con una amplia mayoría en la Cámara de Representantes en días pasados, la ley SB 278, se aprobó .  El día de ayer jueves, la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, firmó una nueva ley que simplifica los trámites para la obtención de licencias de conducir y no favorece la discriminación a causa de la situación migratoria del solicitante. Esta ley simplifica el proceso al eliminar el requisito de huellas dactilares, que de acuerdo a activistas “invadían la privacidad” de los ciudadanos e inmigrantes indocumentados. La nueva norma permite a los titulares renovar las licencias cada cuatro u ocho años, y acaba con los períodos cortos de renovación. Además de garantizar que la licencia sea igual de aceptada que el real ID. La legislatura estatal en el 2016,votó a favor de un sistema de licencias de conducir en base a dos niveles, una licencia o tarjeta de identificación (Real ID) y una Tarjeta de Autorización para Conducir (DAC, en inglés) para inmigrantes indocumentados o ciudadanos que no desean aplicar bajo el programa de Real ID. Emmanuelle Leal-Sánchez, vocero de la organización Somos Un Pueblo Unido, señaló que existía una gran confusión por la existencia de los dos documentos, pero que el nuevo marco fijado por la norma crea “un sistema más eficiente para todos”, explicó. “Después de ocho años de luchar por una licencia de conducir justa, por fin nuestro estado tendrá el sistema de licencias que merece, ahora podrán aplicar ya sean los ciudadanos o los inmigrantes que no cuentan con status migratorio”, dijo a Efe. Leal-Sánchez recordó que la firma se produce tras ocho años de choques políticos, dos demandas contra la agencia de transporte estatal MVD por prácticas ilegales y discriminatorias, y el trabajo de organizaciones de derechos civiles que lucharon para un proceso “no discriminatorio” cuando se tramita una licencia de conducir en Nuevo México.

Facebook Comments