Fuente:Hola News.

Chicago.- Cuatro personas fueron detenidas para ser interrogadas este miércoles en relación a una mujer latina que estaba embarazada cuando desapareció en Chicago el pasado 23 de abril, y cuyos restos han sido identificados, informó la policía local.

Marlen Ochoa Urióstegui, de 19 años, fue vista por última vez el 23 de abril al salir de la secundaria Latino Youth, a la que ella asistía en el barrio de La Villita, al suroeste de la ciudad.

Después de que su automóvil fuera encontrado por la policía el pasado miércoles en el suroeste de la ciudad, cuatro personas han sido detenidas en las últimas horas. Todas ellas viven en la misma dirección a la que Ochoa Urióstegui acudió ese día a intercambiar carriolas de bebés.

Las cuatro personas declaradas “de interés” en la investigación son una mujer de 46 años, su novio, su hija y el novio de esta última.

La oficina del médico forense del Condado Cook confirmó este miércoles que los restos hallados cerca de la vivienda en cuestión corresponden a la joven, la cual fue estrangulada. La dependencia ha calificado el deceso como homicidio.

Vecinos del área y la Policía de Chicago reportaron haber visto ese día salir de esa dirección a una mujer llena de sangre, sosteniendo un infante en una toalla y gritando “¡Mi niño no puede respirar!”.

Lo extraño, dijeron vecinos del área a la prensa, es que la mujer, una hispana, no mostraba señales de haber estado embarazada.

Inmediatamente alguien llamó al Departamento de Bomberos de la ciudad y los paramédicos dieron primeros auxilios al recién nacido y luego lo transportaron a un hospital cercano.

Raquel Urióstegui, madre de Marlen, dijo a Efe que el Hospital Christ hizo una prueba de ADN al bebé e informó al padre, Jovany López, de que los resultados demuestran que él bebe es el de su esposa.

Después de interrogar a las cuatro personas de “interés”, la Policía de Chicago localizó un cuerpo cerca de la casa a la cual visitó Ochoa. Las autoridades informaron que el bebé fue sacado del vientre de la madre a la fuerza.

El Hospital Christ informó a la familia de Marlen que el bebe presenta daño cerebral y que se teme por su vida.

El día de su desaparición, según los familiares de Ochoa Urióstegui, la joven debía haber ido a recoger a su otro hijo de tres años, pero nunca llegó a la guardería. EFEUSA

Facebook Comments