CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Por primera vez en lo que va del Clausura mexicano, Chivas arribará a un partido mirando desde fuera la zona de liguilla. Sin embargo su entrenador paraguayo José Cardozo negó el miércoles que perciba una crisis en el equipo e insistió en que clasificarse a la pelea por el campeonato está al alcance de la mano.

El Guadalajara cayó ante el América en el clásico nacional por la undécima fecha para permanecer estacionado en 15 puntos, con los que se colocó undécimo cuando restan seis partidos en el torneo regular. En México, los ocho mejores avanzan a la liguilla.

La derrota desató un vendaval de críticas a Cardozo, pues fue la segunda en una semana ante el odiado rival, que eliminó a las Chivas en los cuartos de final de la Copa MX.

“Ustedes le pueden poner la palabra que quieran, a nosotros nos dolió mucho perder dos clásicos porque perder uno te desestabiliza pero perder dos lo hace aún más”, dijo Cardozo en rueda de prensa. “Pero no tenemos que dejar de creer en nosotros, trabajar y lograr el objetivo, ya que faltan 18 puntos. No puedo hablar de crisis mientras tengamos posibilidades lograr el objetivo”.

Crisis o no, la realidad es que el club luce debilitado. Luego de iniciar el torneo con tres victorias en fila, el “Rebaño Sagrado” apenas ha podido ganar seis de 24 puntos. De ser líder, resbaló 10 lugares.

“La obligación es entrar a la liguilla y solamente dependemos de nosotros, no hablaría de crisis porque todavía no termina el campeonato”, insistió Cardozo, quien está en su segunda temporada con Chivas. “Si ganamos el próximo partido estamos de regreso en zona de liguilla, ese es el objetivo”.

Lograr la misión será complicado porque Chivas visitará la capital del país para medir fuerzas con Pumas, un equipo desesperado por ganar y que juega una de sus últimas cartas pensando en avanzar a la liguilla.

Los universitarios tienen 10 puntos y son 14tos.

“Estamos comprometidos en poner a Chivas donde se merece, estamos molestos por la situación pero no dejamos de trabajar y de creer en los jugadores, vamos a ir partido a partido y el más cercano es Pumas”, dijo Cardozo. “Matemáticamente depende de nosotros entrar a la liguilla, hay que esperar que pasen los seis partidos”.

Después de visitar a Pumas, Chivas enfrentará a Lobos y Morelia, que están fuera de la zona de liguilla, pero cerrará ante Puebla (9no) y librará duelos ante León y Tigres, los dos mejores equipos del Clausura.

“Con Pumas hay una rivalidad importante y hay que estar a la altura de las circunstancias, si le llamas clásico o no, da igual, pero por la rivalidad hay que ir con la seriedad que se merecen, los respetamos en el campo de juego pero tenemos obligación de proponer e ir a ganar”, agregó el paraguayo.

Cardozo está consciente de que si Chivas mantiene la inercia negativa el equipo se volverá a meter en problemas de descenso, un fantasma que los persiguió hace algunos años pero que logró eludir cuando era dirigido por el argentino Matías Almeyda.

Actualmente, el equipo se ubica 12mo en la tabla de promedios que define al equipo que descenderá.

“El campeonato no termina hoy, entonces no puedo dar un diagnóstico (sobre el descenso) porque buscamos ganar 12 o 13 puntos más, pero sería irresponsable decir que es algo que no me preocupa, ni miro ni volteo a ver”, añadió Cardozo. “Es lógico que lo hago porque es club grande y es lógico que nos preocupa, por eso tenemos que jugar bien y ganar”.

Comenzando el domingo ante Pumas.

Facebook Comments