Dos años después de que los tribunales frenaran la implementación del veto contra los militares transgénero en el Ejército, el Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dado temporalmente la razón a la Administración Trump para que pueda aplicar la nueva normativa.

La decisión es meramente transitoria y no servirá para prejuzgar lo que determinen las instancias judiciales inferiores, pero de momento permitirá al Pentágono impedir el alistamiento de los militares transgénero a menos que se identifiquen con su género biológico.

En el fallo ha prevalecido la opinión de la nueva mayoría conservadora en el Supremo, que ha impuesto su criterio por cinco votos a cuatro. La batalla judicial continúa en los tribunales inferiores y nada indica que esta vaya a ser la última palabra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here