EEUU NARCOTRÁFICO

Miami, 11 nov (EFEUSA).- La policía del condado de Volusia (Florida) desarticuló junto con el FBI un negocio de venta de metanfetamina que estaba dirigido desde una cárcel estatal de Georgia por uno de los reclusos, con la detención de 34 personas.

Según medios locales, se estima que durante el año que ha durado la operación esta organización criminal llegó a introducir más de cien kilogramos de metanfetamina en el condado.

Las autoridades decomisaron a los detenidos más de diez kilogramos de metanfetamina y 40.000 dólares en efectivo.

Jeffery White, condenado en 2013 a pasar veinte años en prisión por asalto con arma de fuego en el condado Washington (Georgia), era quien dirigía las operaciones de la organización mediante teléfonos de contrabando que conseguía en la cárcel.

White, de 42 años, llegó a acumular hasta seis dispositivos en su propia celda, con los que hablaba con su contacto en Volusia, Nora Lamb.

“Él le decía qué hacer, a dónde ir y a quién ver, y Lamb hacía todo el trabajo por él”, detalló este lunes en una rueda de prensa el comisario del condado Volusia, Mike Chitwood.

White, que dirigía “una operación multimillonaria a gran escala”, según afirmaron las autoridades, también estaba vendiendo una nueva droga llamada “súper azul”, una pastilla que se asemeja a la oxicodona para hacer creer al cliente que está comprando esa sustancia, pero que en realidad es fentanilo comprimido.

“Este hombre se ha estado riendo en la cara del sistema judicial, y ha demostrado que se puede dirigir una organización criminal desde la cárcel”, señaló Chitwood.

La organización tenía miembros de la banda repartidos por diferentes ciudades del condado para la distribución del producto: Crescent City, Daytona Beach, DeLand, New Smyrna Beach, Deltona, Edgewaterm, Ormond Beach y Port Orange.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here